QDiario.COM
Magazines
Blogestudio - Red de Medios
Viernes, 25 de abril de 2014

Cultura y Ocio

La crisis económica en la vida universitaria, ¿cómo afecta a los alumnos?

Montse Lorenzo
14:54h Miércoles, 20 de julio de 2011
1

Los ingresos del Estado han disminuido drásticamente y, en consecuencia, el dinero que llega a las entidades públicas también se ha visto reducido considerablemente. De este marco de recortes no se han escapado segmentos claves de la función pública como la Sanidad o la Educación.

Alumnos universitarios.

En estos últimos meses hemos podido ver cómo se iban cerrando centros sanitarios y servicios de urgencias, o como se retrasaban operaciones no urgentes, y a todos nos parecía que este tipo de recortes era un atentado contra la sociedad del bien estar. Pues bien, los recortes en educación que se han producido este año (y en previsión, el año próximo) se encuentran al mismo nivel que los sanitarios, en el sentido de que la reducción de profesorado puede incidir directamente en la formación de los futuros trabajadores de este país, en la aquellos que tienen que sacarnos de una crisis de magnitudes nunca vistas.

Algunas fuentes cifran en decenas de miles los profesionales que pueden verse en peligro con estos recortes, profesionales de un sistema educativo ya muy precario de por sí que se pueden ver en la calle si los centros no hacen malabares con el presupuesto que se les ha concedido.

Algunas universidades, atendiendo a la previsión de ingresos que se hacía desde su comunidad autónoma hace unos años, han gastado aquello que tenían y lo que iban a tener, y ahora se encuentran con que el dinero prometido no ha llegado ni va a llegar. Y lo que es peor, no tienen fuentes de financiación externa , puesto que los bancos les han cerrado las líneas de crédito. Estas instituciones han visto truncados sus planes estratégicos de desarrollo, tanto en infraestructuras como en personal y producción científica. Porque, no nos engañemos, los primeros despidos o ‘no renovaciones’ van a ser las de de los profesores asociados que venían impartiendo las clases que los titulares habían cedido para dedicarse a la investigación, por ejemplo.

En el entorno de crisis actual, las órdenes de los consejos de gobierno de las universidades y de la dirección de los centros de secundaria y primaria es que los profesores asuman el máximo de los créditos u horas lectivas que por normativa les corresponden. Así, las gerencias de los centros encuentran excusas para no contratar nuevo personal y reducir sus plantillas con todos aquellos docentes que son prescindibles.

¿Cómo repercute todo esto en los alumnos? Eso es algo que veremos este mismo curso. En primer lugar falta por ver si la ‘ingeniería’ de recursos humanos de los centros consigue despedir al mínimo personal posible (siempre que esta sea su intención), y después veremos si suponen un lastre para la formación y la educación las clases masificadas (por la falta de desdoblamiento de personal), los profesores con más carga lectiva (y, por tanto, menos centrados) o los profesores que tendrán que dar materias para las que no están preparados, entre muchos otros factores de cambio.

Foto por Universidad de Navarra en Flickr

Comentarios (1)

Queremos saber tu opinión

Publicidad
Canal Vídeo
Publicidad
QDiario.COM
© Copyright 2014 Blogestudio